Coaching y liderazgo: una gran combinación empresarial

Compartir

El liderazgo empresarial se encuentra en plena transformación, ya que debe adaptarse a los nuevos requerimientos de las organizaciones dentro del contexto actual, que es incluso más desafiante que antes. Un líder, hoy en día, no debe limitarse a solamente guiar y mantener motivado a su equipo, sino que debe ser capaz de ampliar su horizonte y de crear valor real para la empresa. Para profundizar en el verdadero rol de un líder, el coaching es una excelente herramienta.

El coaching, según María José Alaminos, coach profesional, es una metodología que permite desarrollar competencias de una manera muy estructurada, en la que se trabaja un plan de acción. Gracias a esta herramienta, es posible identificar las creencias limitantes, tanto del líder como de los colaboradores. A partir de ello, se diseñan y adoptan nuevas creencias y, por tanto, se aumenta el nivel de eficiencia. Las empresas más exitosas son conscientes de esta información, por lo que contratan ‘coaches’ profesionales que complementen la tarea de los líderes o implementan estrategias para que sus líderes desarrollen habilidades propias del coaching.

¿Qué beneficios genera el coaching para el liderazgo empresarial?

Para entender mejor la labor del coaching, te presentaré algunos de sus beneficios relacionados directamente al liderazgo en una organización:

  • Ayuda a producir un ambiente laboral en el que los colaboradores reciban un trato más horizontal y asertivo.
  • Contribuye a reforzar los valores del equipo, lo que impacta positivamente en el bienestar de los miembros y permite el surgimiento del sentimiento de compromiso con la empresa.
  • Facilita el cumplimiento de los objetivos de la organización a través del desarrollo de un programa especializado.
  • Favorece a que los trabajadores, de modo grupal e individual, den lo mejor de sí en la ejecución de sus tareas. 
  • Promueve una atmósfera de aprendizaje constante que, a su vez, fomenta la iniciativa de los colaboradores, lo que permite que respondan de forma más rápida y efectiva frente a situaciones de emergencia, sin tener que esperar las instrucciones del líder.

Como vemos, el coaching posibilita que el liderazgo sea ejercido de manera más participativa con los demás miembros, aprovechando los aportes y el talento de todo el equipo. Se trata de una gran metodología que, desde luego, dará resultados positivos dentro de nuestra organización.